Misas: Horarios e intenciones

Miércoles 25 :

18,00 h.: en Maianca. Misa de Ánima por Asunción Palomero Lázaro, fallecida el pasado 28 de septiembre. (Aforo: 26 personas)

Jueves 26:

18,00 h.: en Dexo.  Por los difuntos de María Ponte Pazos y Benditas Ánimas. (Aforo: 20 personas).

Viernes 27: 

19,00 h.: en Serantes. (Aforo: 53 personas).

Sábado 28:

18,00 h.: en Serantes. Por Antonio Siso, esposa Elvira e hijo Paco. (Aforo: 53 personas). 

19,30 h.: en Serantes. Por Manuel Sánchez, María Parga y sus hijos Manuela, Javier, Maruja y Nicasio Pan; por los difuntos de la familia Barja Balsa; por los difuntos de las familias Rodríguez Guerreiro y Calvo Rodríguez; por Pepita Portela Gómez y más difuntos de su familia. (Antes, servicio de confesiones).

Domingo 29 (I de Adviento):

10,00 h.: en Serantes. (Aforo: 53 personas). 

11,15 h.: en Serantes. Por la Parroquia; por los difuntos de la Fundación “Domingo Suárez”; por Arturo Míguez de la Iglesia y su hija Mónica; por Josefa y Dominga Sánchez Echániz; por Soledad Núñez Mosteiro; por Manuel Corral Delgado; por los difuntos de la familia De La Fuente López; por Asunción Palomero Lázaro.(Aforo: 53 personas).

12,30 h.: en Serantes. Por la Parroquia; por las intenciones de las familias Vázquez Aguilera y Vaquero Cruzado; por Rafael Nieto, esposa Mª del Carmen e hijo Rafael. (Aforo: 53 personas).

18,00 h.: en Serantes. (Aforo: 53 personas).

Adviento

Las normas litúrgicas universales dicen que el Adviento comienza con las primeras vísperas del primer domingo de Adviento, que será el domingo más próximo al treinta de noviembre, fiesta del apóstol san Andrés. Contiene siempre cuatro domingos que se estructuran en dos partes bien definidas: hasta el 16 de diciembre y del 17 al 24 de diciembre. Es el tiempo de la espera gozosa del Salvador. Sus personajes clásicos son el profeta Isaías, el precursor Juan el Bautista y la Virgen María. Se trata de esperar “a quien todos los profetas anunciaron, la Virgen esperó con inefable amor de madre, Juan lo proclamó ya próximo y señaló después entre los hombres”.
Es tiempo de relativa austeridad en los signos litúrgicos: Los domingos se omite el Gloria para que resuene con más alegría el Gloria de la misa del Gallo; las vestiduras de los ministros son moradas (como en Cuaresma); el altar debe estar sin adornos muy festivos; la música instrumental se debe omitir para que contraste más la alegría del Nacimiento; en el tercer domingo de Adviento se puede usar el color rosa (como ocurrirá en el IV domingo de Cuaresma). También se recomienda poner en lugar preferente la corona de Adviento, consistente en cuatro velas de diferentes colores sobre una corona de ramos verdes sin flores que se van encendiendo progresivamente en cada domingo al comienzo de la Misa, marcando el tiempo de la llegada del Señor.
En los domingos de Adviento sólo se puede celebrar la Misa del día, cualquier otra celebración está prohibida, por ejemplo, la misa exequial.